Llevar las ganas de enseñar en el alma, esencia del buen profesor

El alma de profesor “existe” y habita en los docentes que quieren a sus alumnos de “manera incondicional, por cómo son y no por los resultados que obtienen”, en aquellos a quien el compromiso docente “les nace del interior” y lo viven “ilusionados y emocionados”, según la docente Maria Rosa Espot.

Bióloga y doctora en Humanidades, Maria Rosa Espot es autora del libro “Alma de profesor” (editorial Descléé) junto al profesor de filosofía en la Universidad de Navarra Jaime Nubiola.

En una entrevista con Efe, Espot, que lleva 41 años ejerciendo la docencia, ha explicado que el texto pretende “volver a despertar el alma de profesor, encendiendo el fuego en el corazón de tantos docentes que quizás se sientan quemados y desanimados ante la enormidad de su tarea”.

El libro trata aspectos que “normalmente no se abordan en los libros sobre docencia”, como la sonrisa del profesor hacia los alumnos o su mirada, una herramienta de conexión “brutal” en la que el estudiantes deben encontrar “siempre complicidad y apoyo”, ha explicado la autora.

En los ojos del maestro, los alumnos tienen que ver una mirada que “anime y acompañe y no que juzgue o controle”, una mirada que “acoja y comprenda, en la que puedan refugiarse siempre que lo necesiten”, señalan en el libro.

La docente ha indicado que “un buen profesor es un profesor bueno, quiere a sus alumnos y no le importa que se note, es generoso con su saber, con su tiempo y su escucha atenta, además de altamente competente en su materia”.

El texto empieza describiendo a los profesores con alma docente como aquellos que “se muestran dentro y fuera del aula como son, fieles a sus convicciones, sin ningún reparo en admitir una equivocación” y que “saben escuchar y ponerse en los zapatos de sus alumnos”.

La obra sigue enlazando la figura del docente con la de los alumnos y plasma la interacción entre ambos para sentenciar que la clave del éxito de los alumnos “está en los profesores”.

En este sentido, Maria Rosa Espot ha asegurado que el afecto del profesor hacia sus alumnos “tiene una enorme repercusión en el éxito o fracaso escolar” y no tanto el número de alumnos por profesor ni el número de horas de clase.

Teniendo en cuenta que la profesión docente es una de las que más desgaste psicológico y bajas por estrés produce, los autores abordan en el tercer capítulo algunos aspectos de la tarea educativa como la motivación, que según Espot es “clave” para una buena docencia.

Para mantener viva la motivación, los autores recomiendan “un tiempo de descanso semanal” para los profesores, porque es “básico que enseñen sin aburrir”.

Espot ha avalado el uso de la tecnología “como una herramienta más, que jamás sustituirá a la emoción que puede transmitir un buen profesor”.

El libro se cierra con un cuarto capítulo en el que se abordan cuestiones de actualidad en el debate educativo como la innovación pedagógica.

Las metodologías innovadoras basadas en aprendizajes cooperativos, proyectos y el desarrollo de competencias “parten del entusiasmo y la curiosidad intrínsecas de los alumnos, como si estuvieran siempre presentes en los niños y adolescentes”, ha planteado la docente.

Esta nueva educación está “alejada de las prácticas habituales de la escuela como los libros de texto, los deberes y los exámenes”, critica la obra.

En este sentido, Espot ha afirmado que la educación escolar “no puede estar al margen” de los exámenes porque “preparan para la vida adulta, ayudan a responsabilizarse y a desarrollar hábitos sistemáticos de trabajo”.

En la misma línea, los expertos defienden la cultura del esfuerzo y los deberes, que deben “fomentar hábitos de estudio y responsabilidad” y tienen que estar relacionados con la materia que se estudie en clase.

Para ser efectiva, la educación “debe ser una combinación de métodos tradicionales e innovación pedagógica”, ha afirmado Espot que “espera ver los resultados de la actual vorágine de innovación pedagógica”.

Asimismo, la docente ha concluido que “no tienen ningún sentido” la división entre ciencias y letras, ya que “no son independientes”, y ha marcado la conveniencia de dar cabida a las humanidades en cualquier tipo de enseñanza porque “necesitamos profesores que sepan aunar las dos culturas y así lo trasladen a sus estudiantes”.

Jaime Nubiola, profesor de la Universidad de Navarra, publica ‘Alma de profesor. CEDIDA

Notas

Autor: Carme Picart

 

EFE

 

Fuente: https://www.lavanguardia.com/vida/20190331/461364531199/llevar-las-ganas-de-ensenar-en-el-alma-esencia-del-buen-profesor.html

1º de abril de 2019

 

 

One comment

  1. Un profesor de la Universidad de Navarra destaca que la educación necesita profesionales que “transmitan emociones”

    Editado por Desclée De Brouwer, la obra se dirige a los profesores que se inician en la docencia y a las personas interesadas en la educación.

    Jaime Nubiola, profesor de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Navarra, y María Rosa Espot, profesora del Colegio La Vall (Barcelona), han publicado el libro ‘Alma de profesor. La mejor profesión del mundo’ en el que destacan que “un profesor, además de transmitir conocimientos, ha de ser capaz de transmitir emociones: ganas de aprender, de trabajar bien y de ser mejor”.

    “Tener alma de profesor significa ser un docente que vibra en el aula, que está convencido de que su profesión es la mejor del mundo y que es una de las mejores cosas que le ha pasado en su vida; es decir, un profesor con entusiasmo, ilusión y pasión, con ardor docente”, señalan los autores en la publicación.

    Editado por Desclée De Brouwer, la obra se dirige a los profesores que se inician en la docencia y a las personas interesadas en la educación. “Nuestro libro aspira a encender un fuego en el corazón de tantos profesores que quizá se sienten quemados o desanimados ante la enormidad de su tarea. Pretende persuadirles de que, si se vuelcan efectiva y afectivamente en sus alumnos, no solo harán un mundo un poco mejor, sino que ellos mismos serán mejores y por tanto más felices”, han resaltado los autores en un comunicado.

    En este sentido, han explicado que a lo largo del libro se abordan temas educativos actuales sobre el profesorado y los alumnos, “desde el arreglo personal del profesor, su mirada, o su gozo en el aula, hasta el sentir de los alumnos introvertidos, los exámenes, los deberes para casa, las pantallas y el aprendizaje”.

    Sobre la educación del futuro, han afirmado que les gustaría que fuera “más personalizada y más rica emocionalmente, para favorecer la creatividad del estudiante. “Para esto, realmente, no hacen falta pantallas ni computadoras, sino profesores ilusionados con entregar un modo de vida a los estudiantes”, han destacado.

    Jaime Nubiola es profesor de Filosofía en la Universidad de Navarra y dirige el Grupo de Estudios Peirceanos de la Facultad de Filosofía y Letras del centro académico. Ha escrito diversos libros, entre otros, El taller de la filosofía, Pensar en libertad, Invitación a pensar y Vivir, pensar, soñar.

    María Rosa Espot, por su parte, es licenciada en Ciencias Biológicas por la Universidad Autónoma de Barcelona y doctora en Humanidades por la Universitat Internacional de Catalunya. Desde 1978 ejerce la docencia en el colegio La Vall (Barcelona). Es autora de los libros La autoridad del profesor. Qué es la autoridad y cómo se adquiere, en colaboración con Jaime Nubiola; Aprender a divertirse y Cómo tomar decisiones importantes.

    Fuente: https://navarra.elespanol.com/articulo/sociedad/libro-profesor-unav-literatura-sociedad/20190415135559257677.html

Dejar comentario a JM Cancelar

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*