Razón y sinrazón. Por: Miguel Homero Balza Lima

La razón y la sinrazón del Quijote, de golpe y porrazo, de antuvión, al efluvio difuminado continuo espectral del cleuasmo quiasmo río heraclitoiano. El cleuasmo quiasmo río efesoíta. La imagen figurativa significativa conmovedora, que ha sentir, que ha de vivir, que ha de padecer, y, que ha de percibir, el que encuéntrase entre el pensamiento y el sentimiento. Y, a buen seguro, al través y en de por medio por la corriente de en medio, el medio maleoiano abismal, de la razón y de la sinrazón, del ser y del noser, del quizás y del sin quizás, de la tesis y de la antítesis, del exceso y del defecto, del tercio excluso y del tercio incluso, del consciente y del inconsciente, de la fortaleza y de la debilidad, de la guerra y de la paz, del amor y del odio, de la vida y de la muerte, de la ciencia y de la anticiencia, de la psiquiatría y de la antipsiquiatría. El medio maleoiano abisal, de la cultura y de la anticultura, de la escuela y de la antiescuela, del entendimiento y de la estética ética espiritualidad. El medio maleoiano profundo de la filosofía de las 4E de Maleo, del entendimiento y de la estética ética espiritual. Medio maleoiano abismal, como tiénese dicho de la razón y de la sinrazón. Todos casos correlativos límite contradictorios caliginosos, han de ser contenidos que contiene el continente de continente, el cleuasmo quiasmo río efesoíta. Y, como sostiénese háblase, ahí en el río del filósofo de Éfeso, el medio maleoiano profundo de todos los aspectos análogos límbico antagónicos ambiguos. De todo esto, en el efluvio cleuasmo quiasmo río heraclitoiano, aun y aún, a mas y a más, solo y sólo, fuera Hegel, él, el que viera la tesis y la antítesis, y de la que surgiera, al través y ende por medio por la corriente de en medio el medio maleoiano profundo, o sea, es decir la conocida síntesis hegeliana marxista, que es la sombría penumbra whitmaniana borgesiana garcialorcaiana, que es el equilibrio dinámico dialéctico difuso, de los aspectos analógicos límbico antagónicos ambiguos de Maleo, que contiene a las Leyes de la Dialéctica de Hegel y de Marx, del cambio de la acción recíproca de la armónica unidad simultánea opositiva de la transformación, y, todas, como tiénese dicho, como sostiénese háblase, en los casos correlativos límite contradictorios caliginoso, que margulle, en el cleuasmo quiasmo río heraclitoiano, tanto como la razón y la sinrazón del Quijote. De golpe y porrazo, de antuvión, en el efluvio difuminado continuo espectral del río, Miguel de Cervantes Saavedra, quien tomara chapuzones en la mentada madre madriguera corriente fluvial efesoíta. Y, decía en voz en cuello altisonante, al través del Quijote, en similaricadente tautología repetitiva platónica: “Un río no es dos veces el mismo río y es el mismo río las dos veces.” Y, Miguel decía, en El Quijote: “En la naturaleza, cada cosa engendra a su semejante y engendra a su antípodo”. Los antípodos, son para Heráclito los contrarios, porque y, a mas y a más, decía Heráclito, que la naturaleza se entiende con los contrarios, con los antípodos del Quijote, y no con sus semejantes. Y, hablaba Heráclito de la sucesiones armónicas simultáneas contradictorias, que aprovechara Hegel en la unidad de los contrarios y de la lucha opositiva en la Tercera Ley de la Dialéctica. ¡Claro! Hegel, margulló en el cleuasmo quiasmo río efesoíta, y, porque y, a mas y a más, Marx le sacara la punta justa al magín de Heráclito, Miguel y Hegel, de la razón y de la sinrazón: “Esa es la razón de la sinrazón que a mi razón se hace, de tal manera que mi razón enflaquece y crece…” La razón y la sinrazón del Quijote, de antuvión, de golpe y porrazo, al efluvio difuminado continuo espectral del río efesoíta.

Con digresión y sin digresión, la razón y la sinrazón del Quijote, de antuvión, de golpe y porrazo, al efluvio difuminado continuo espectral del río. En el cleuasmo quiasmo río heraclitoiano. Solo y sólo, Hegel, que viera y sintiera en el río, a la tesis y a la antítesis, y de la que surgiera, al través y en de por medio por la corriente de en medio el medio maleoiano profundo, a las cinco en punto de la tarde, la síntesis, y, porque y, a mas y a más, de la sombría penumbra whitmaniana y de la sombría penumbra borgesiana, de grandes estrellas de escarchas que vienen con el pez de sombra de la corriente garcialorcaiana, el equilibrio dinámico dialéctico difuso, las Leyes de la Dialéctica, todas son contenidos contenidas en el continente de continente de la forma y figura del ser y del noser, asina la razón y la sinrazón, de los casos correlativos límite contradictorios caliginoso, endenantes, de Maleo, y, endespués, de Marx, del derrumbe de la Torres Gemelas Neoyorquinas, el día de la Virgen Coromotana Venezolana, el 11/09/2001, asina asín lo digo porque y, a mas y a más, ansí así me da la gana.

Con divagancia y sin divagancia, la razón y la sinrazón del Quijote, de antuvión, de golpe y porrazo, al efluvio difuminado continuo espectral del río de Heráclito. El imperio capitalista neoliberal, no ha de margullir nunca jamás, en el cleuasmo quiasmo río heraclitoiano. El imperio gringo go home, ha de sacarle la punta puta, al Principio de la exclusión de Aristóteles. El imperio gringo go home, del quítate tú pa´ponerme yo, del egoísmo, del marginal con real. El imperio gringo go home, del o estás conmigo o estás con mi enemigo. El Principio de la exclusividad de Aristóteles. El Principio de la disyunción de Aristóteles. El Principio de la extremalidad de Aristóteles. El Principio de la negación del medio y afirmado por Aristóteles en su Moral. El imperio gringo go home, con el Principio de la negación de la unión de los extremos. El imperio gringo go home, con el Principio de la negación de las contradicciones. El Principio de la negación de la armonía simultánea contradictoria. El Principio de la negación del tercio incluso maleoiano. El Principio de la negación del ser y del noser. El Principio de la negación del teoría especulativa matemática hipotética existencial del algo existente ya y del nada existente ya de Maleo. Hogaño agora y ahora, el Principio del Tercio Excluso de Aristóteles, que es el Principio del hegemón del imperio gringo go home. Que es el Principio de la hipocresía. A ese milenario Principio Aristotélico del Tercio Excluso, tocóle su fin el 11/09/2001, con la voladura de las Torres Gemelas Neoyorquinas, en que le saliera criada respondona, margullida en el cleuasmo quiasmo río heraclitoiano por siglos, o sea, es decir manifestárase el Principio del tercio incluso maleoiano, y surge de la sombría penumbra de Whitman de Borges y de García Lorca, al través y en de por medio por la corriente de en medio del medio maleoiano profundo de todos los casos correlativos límite contradictorios caliginosos de Maleo, y, aparece una nueva contradicción borrosa difusa, el principio del tercio excluso y el principio del tercio incluso de los aspectos analógicos límbico antagónicos ambiguos de Maleo, tanto como la razón y la sinrazón, la semejanza y lo antípodo del Ingenioso Hidalgo don Quijote de La Mancha.

Si la razón y la sinrazón del Quijote, de antuvión, es de golpe y porrazo, el ir al efluvio difuminado continuo espectral del río de Heráclito. Entonces sea dicho que la razón y la sinrazón del Quijote, es contenido que contiene el continente de la filosofía de las 4E de Maleo, del entendimiento y de la estética ética espiritual. Ergo vergo sea dicho que la razón y la sinrazón del Quijote, es contenido que contiene el continente de continentes, el ser y el noser, forma y figura significativa conmovedora del cleuasmo quiasmo río heraclitoiano. Ergo vergo sea dicho que la razón y la sinrazón del Quijote, ha de ser, la razón de ser de los casos correlativos límite contradictorios caliginosos de Maleo. Ergo vergo sea dicho que la razón y la sinrazón del Quijote, han de brillar radiantes luminosas y hacer buen Sol, tal y como el algo nuevo ante el Sol maleoiano y el nada nuevo bajo el Sol eclesiástico del cleuasmo quiasmo río efesoíta.

Otrosí: Escribo todo esto, endenantes, agora, porque y pasa por mi magín. De no hacerlo, entonces, endespués, se me olvida por lo de mi memoria sutil, y, no tocaría su fin.

Notas

Fuente: https://www.aporrea.org/actualidad/a308815.html

4 de enero de 2022



::: 6 hits

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *