Busca experto demostrar que la música es tan indispensable como respirar o comer

Uno de los retos del filósofo y musicólogo Luc Delannoy consiste en ”demostrar científicamente que la música es indispensable para la sobrevivencia del ser humano. Tanto como respirar y comer”.
Para ello, desde hace 15 años se adentró en el estudio y la aplicación de las neurociencias, en específico de la neuromusicología, campo que permite entender cómo funciona el aprendizaje y proponer métodos de enseñanza distintos, así como evitar problemas físicos, motores o neurológicos.
Nacido en Bruselas, Bélgica, en 1955, el especialista en fenomenología, hermenéutica y neuromusicología sostiene que la musical es una facultad inherente a la naturaleza humana y no una capacidad adquirida, sin negar las funciones culturales y sociales que cumple el arte sonoro.
-¿Por qué relaciona el estudio de la filosofía con el de la musicología? -se le pregunta en entrevista con La Jornada.
“Estudié ambas disciplinas porque pienso que van de la mano, y comencé a abordar las neurociencias hace 15 años. Esto, porque me encontré en un callejón sin salida en el ámbito filosófico y miré por las ciencias a ver si éstas podían formular nuevas preguntas que la filosofía no podía atender. Entonces relacioné la neurociencia con la filosofía, la filosofía de la ciencia, la filosofía de la mente y obviamente la música”.
-¿Cuál es el objeto de estudio de la neuromusicología?
“Es el estudio de la mente musical, por tanto, del cerebro musical. Hasta la fecha se ha estudiado la música para entender al ser humano, pero nosotros lo hacemos a la inversa: estudiamos el cerebro humano para entender la música.
“Los descubrimientos de todas las zonas cerebrales que involucra la música permiten entender mejor cómo funciona el ser humano y el aprendizaje, y proponer métodos de enseñanza distintos para evitar problemas físicos, neurológicos o motores en los alumnos.
“Naturalizar la música, es decir, buscar sus fundamentos naturales, permite entender mejor al ser humano, y al entenderlo mejor podemos desarrollar actividades, metodologías nuevas que le faciliten integrarse mejor a la sociedad y, con ello, proponer un mundo distinto”.

www.jornada.unam.mx



::: 5 hits

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *