El idealismo alemán y el sentido del “deber ser” en Emanuel Kant. Martín Hary

A Emanuel Kant (1724Ñ1804), ese gigante del pensamiento, se lo considera la figura cumbre de lo que se llamo el “idealismo alemán”. En rigor de verdad, cuando aborda la razón y el horizonte metafísico, su realismo es imperturbable,

pero esa idealidad se manifestó plenamente en toda su filosofía moral, aquella del “”cielo estrellado sobre mi cabeza y la ley moral en el fondo del corazón”,

aquello que también se conoce como el “imperativo moral”, el “deber ser”.

Para Kant el fin último de la Creación es el “hombre justo”. Su filosofía moral queda encuadrada en la “Ley moral”, en la primacía de lo justo.

Una vida sin la primacía de lo justo es una vida indigna. Lo razonable es empeñar la voluntad por esos peraltados senderos. Lo justo actúa como imperativo categórico.

BUENA VOLUNTAD

Interpretando el pensar de Kant, John Rawls (1921Ñ2002) dirá que: “su filosofía moral no versa sobre como ser feliz, sino como ser digno de felicidad”.

Pues la buena voluntad seguirá brillando y dando satisfacción aún si no logramos el éxito o los dones de la fortuna.

Es mas, la fortuna que no se ha ceñido a la ley moral, al ser indigna, no brinda verdadera felicidad. He aquí el carácter pietista, casi religioso que emana de Kant.

JUSTO PROCEDER

En Kant hay un culminar de la ética cuando independiza el justo proceder de todo marco inducido por premios y castigos, sean estos terrenales o, en categorías maniqueas o agustinianas, de un cielo salvífico o un infierno de punición.

Así dice “cuando se representa un acto de honradez,realizado con independencia de toda intención o provecho en este o en otro mundo…deja muy por debajo de si a cualquier otro acto semejante que esté afectado en lo mas mínimo por un motor extraño…”.

Kant nos coloca frente a la representación pura del deber.

Sobre el plano del conocimiento Kant reconoció con nitidez diamantina los límites de la razón y por ello puso en duda toda especulación metafísica y aún científica que no pudiera ser corroborada por la experimentación sensible. En el único ámbito en el cual aceptó la especulación (el trascender mas allá de una afirmación concreta y corroborada) fue en el terreno de la ética y de la filosofía moral, allí valida la intuición.

Pues consideraba que las personas razonables y racionales debían reconocer intuitivamente las mismas razones éticas y sopesarlas mas o menos igual.

INTUICION RACIONAL

Ahora bien, Kant cree ver que este proceso de racionalidad ética no descansa solamente sobre una simple “intuición racional” (intuiciones que ciertamente están al comienzo) sino que siguen un proceso de construcción. Este “constructivismo racional” sigue un camino lógico de deducción.

Encontramos aquí un paralelismo con las virtudes dianoethicas, la ética elaborada desde un pensamiento o mentalización superior, como lo planteaban los griegos.

Notas

* Escritor. Fragmento de “Alpha Omega más modernidad y sentido de vida”. Ediciones Mahihuens.

Fuentehttp://www.laprensa.com.ar/478314-El-idealismo-aleman-y-el-sentido-del-deber-ser-en-Emanuel-Kant.note.aspx

 

5 de junio de 2019.  ARGENTINA

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*