Platón y la verdad filosófica como inspiración. Por Matias Rizzuto.

¿Cuál es la relación del filósofo con el conocimiento? ¿Qué rol juega la inspiración en la filosofía? Acompáñanos a descubrir lo que pensaba Platón acerca de estos temas.

Uno de los diálogos más famosos de Platón es el Fedro, en donde este pensador explora la naturaleza del amor, la belleza y la verdad. Si bien a menudo se considera a la filosofía como un conocimiento puramente racional, en esta obra de Platón se intenta señalar que en la verdad filosófica la inspiración constituye un elemento central.

Este, uno de los pensadores más influyentes de la historia occidental, dejó un impacto en el mundo de la filosofía, el arte y la literatura. La base de su doctrina es la idea de que existe un mundo de formas o ideas eternas e inmutables, que son más reales que el mundo físico que vemos a nuestro alrededor. Conozcamos sus planteamientos.

Platón, el amor, la inspiración y locura

Uno de los temas centrales del platonismo es el amor. En Fedro comienza diciéndose que los enamorados son poseídos por el dios del deseo, Eros, y que por lo tanto actúan de manera irracional. La palabra griega utilizada para referirse a este estado es «manía», acota un artículo de Eidos: Revista de Filosofía.

Cuando los griegos hablaban de manía podían referirse a un amplio número de situaciones. Aunque en nuestra lengua el término quedó asociado a ciertos estados de ánimo alterados, para los griegos su significado era mucho más amplio. Tanto la locura, como la adivinación y las profecías eran consideradas una especie de manía.

En un comienzo, se asegura que el amor es un tipo de locura que lleva a los enamorados a entregarse de modo intemperante a todo tipo de vicios. Cabe señalar que aquí se hace referencia a una relación asimétrica, donde el amante pierde su voluntad y se entrega a los caprichos del amado. Este tipo de vínculos eran usuales en la antigua Grecia, entre los jóvenes mancebos y los hombres adultos.

Los cuatro tipos de inspiración según Platón

Luego de enumerar distintos males que sufren los enamorados en su condición, el diálogo da un giro inesperado. Sócrates, a través de quien hablaba Platón en sus obras, advierte que su discurso pudo ofender a los dioses, dado que Eros, el deseo, es un dios.

Así, identifica varias situaciones en las que ciertas personas actúan mediante la inspiración o locura divina y busca hacer una defensa de los enamorados. Para los griegos, los dioses habitaban el mundo de manera constante y eran representados tanto en las fuerzas de la naturaleza, como en las pasiones y atributos humanos.

En el diálogo, Sócrates distingue entre cuatro clases de inspiración o locura, cada una referida a distintos aspectos de la experiencia humana, y asociadas a un determinado dios. De este modo, se intenta resignificar el sentido y otorgar un nuevo valor a la relación de los enamorados. Profundicemos en las inspiraciones.

  1. Inspiración profética

La inspiración profética está vinculada a la capacidad de recibir conocimiento y sabiduría sobre eventos futuros y verdades divinas. Apolo, el dios griego de la profecía, es el símbolo de esta inspiración.

Aquellos que son poseídos por esta locura o inspiración profética entran en un estado de trance o éxtasis en el cual reciben visiones, revelaciones y mensajes de origen divino. Los griegos creían que Apolo otorgaba estos dones y les permitía comunicarse con lo divino para transmitir sus mensajes.

  1. Inspiración mística

La inspiración mística es la conexión con lo trascendente y lo numinoso. Dioniso, el dios del vino y los rituales religiosos extáticos, personifica esta inspiración.

Los afectados por esta locura mística viven una transformación de la conciencia y una fusión con lo divino a través de prácticas como la danza, la música, el éxtasis y el culto religioso. Esta inspiración se caracteriza por la búsqueda de una unión espiritual profunda y una experiencia directa con lo sagrado.

  1. Inspiración poética

Se asocia con la creatividad y la expresión artística. Las musas, nueve deidades griegas hijas de Zeus y Mnemósine, son consideradas las fuentes de inspiración para los poetas y artistas. Cada musa tiene su dominio específico, como la poesía épica, la música, la danza, la comedia o la tragedia.

Quienes son tocados por esta inspiración experimentan un estado de creatividad y talento intensos, donde pueden canalizar y expresar belleza, verdad y significado a través de diferentes formas artísticas.

  1. Inspiración erótica

La inspiración erótica está relacionada con el amor y el deseo, tanto en su aspecto físico como en su dimensión más profunda y espiritual. El dios Eros personifica esta inspiración.

Al ser influenciados por esta locura erótica se siente un deseo ardiente y una atracción apasionada hacia otro ser humano. Según Platón, el amor es una fuerza transformadora que impulsa a los individuos hacia la belleza y la virtud, conduciendo al autodesarrollo espiritual. Aquí erótico no es sinónimo de sexual, sino de deseo y de atracción.

[El filósofo] saliéndose siempre fuera de los humanos afanes, es reprendido por el vulgo como si fuera un perturbado.

~ Platón ~

La verdad filosófica de Platón como inspiración

Los amantes, entonces, participan del erotismo, dado que Eros inspira sus actos. De acuerdo con Platón, la belleza que ve reflejada el amante en su amado es la réplica de terrenal de aquella belleza imperecedera del mundo de las ideas. Esta idea se enmarca en una cosmovisión determinada, donde las almas vivencian sucesivas encarnaciones, en las cuales recuerdan las verdades eternas.

Del mismo modo, el filósofo es inspirado por Eros, pero su objeto de amor no es otra persona sino la verdad misma. Quien se entrega a la filosofía debe dejarse poseer por Eros, encarnar la locura de los amados, pero en la búsqueda del conocimiento.

El alma del filósofo se inclina con insistencia hacia los asuntos divinos; se encuentra enamorado de la verdad y es visto como un loco por quienes lo observan y no comprenden su relación con lo amado.

Platón y su verdad filosófica en nuestra era

La verdad filosófica de Platón quizás nos resulte extraña en el siglo XXI, debemos saber interpretar su sentido a la luz de nuestra era. El hecho de que el pensador sea un poseso del dios Eros implica que parte del conocimiento no es accedido por vías racionales.

Cuando anhelamos algo con mucho ímpetu operan en nosotros pasiones que, con dificultad, son reductibles a operaciones de la razón. El conocimiento y la búsqueda por la verdad, implican una entrega similar a la que el amante hace por el amado.

Notas

Matias Rizzuto es filósofo.

 

Bibliografía

Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.

García Briones, P. (2010). La verdad como inspiración. Claridades. Revista De Filosofía, 2(1), 45-54. https://revistas.uma.es/index.php/claridades/article/view/3925

Pájaro, C. J. (2008). Eros, Psiqué y Manía: los recursos de la inspiración filosófica según Platón. Eidos, (9), 134-164. https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=2906600

Platón. (2010). Fedro (Trad. A. Poratti). Ediciones Akal. https://books.google.com.ar/books?id=hvemVHGZmycC&hl=es&source=gbs_navlinks_s

Los contenidos de La Mente es Maravillosa se redactan solo para fines informativos y educativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional.

Fuente: https://lamenteesmaravillosa.com/platon-verdad-filosofica-inspiracion/

29 de junio de 2023



::: 145 hits

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *