La jerga del filósofo

A fortiori
Se puede utilizar esta expresión en dos sentidos. En el primero de ellos, para indicar que existen enunciados, en el discurrir de un razonamiento, que refuerzan la verdad de la proposición cuya validez se intenta demostrar; en este caso se dice de tal proposición que es “a fortiori” verdadera. En el segundo sentido, se llama “a fortiori” a un argumento en el que se utilizan adjetivos comparativos (mayor que, mejor que) de modo que permitan pasar de una proposición a otra.

A parte rei
Expresión utilizada por la filosofía escolástica con la que se manifiesta que algo es según su propia naturaleza, según la naturaleza de ese mismo algo, y no según resulta de su comprensión por la operación del entendimiento (lo que se denominaría “secundum intellectum”).

A posteriori
En la Escolástica son llamadas “a posteriori” las demostraciones que van del efecto (considerado ontológicamente posterior) a la causa. Para Kant lo “a posteriori” remite a un conocimiento cuya validez depende de la experiencia.

En general lo “a posteriori” se opone a lo “a priori”, y se refiere al paso de algo posterior a algo anterior en cualquier serie ordenada de elementos, independientemente de que esa serie tenga lugar o no en el tiempo, y de que remita a una posterioridad temporal, lógica u ontológica.

A priori
En general lo “a priori” se opone a lo “a posteriori”, y se refiere al paso de algo anterior a algo posterior en cualquier serie ordenada de elementos, independientemente de que esa serie tenga lugar o no en el tiempo, y de que remita a una anterioridad temporal, lógica u ontológica. En la Escolástica son llamadas “a priori” las demostraciones que van de la causa al efecto, de la esencia de un objeto a sus propiedades. Para Kant, lo “a priori” se aplica a los conocimientos cuya validez no depende de la experiencia.

Cortesía de www.webdianoia.com



::: 1 hits

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *